Santoral del 4 de julio ¿Qué Santo se celebra hoy?

Santoral del 4 de Julio. Santa Isabel de Portugal

→ Santoral del 4 de Julio

En el santoral del 4 de julio, nos encontramos honrando a una figura de extraordinaria relevancia en la historia de Portugal y el mundo católico, Santa Isabel de Portugal. Su historia resuena no sólo por su linaje real, sino también por la paz y devoción que cultivó en su entorno.

Santa Isabel de Portugal

Santa Isabel de Portugal nació en una familia real en el año 1271, hija del Rey Pedro III de Aragón.

Desde muy temprana edad, mostró un fervor y piedad excepcionales.

Además de pertenecer a una familia regia, demostró ser una princesa de corazón noble y generoso.

Isabel es especialmente recordada por su actitud compasiva y caritativa.

Santoral del 5 de julio ¿Qué Santo se celebra hoy?

Desde su juventud, participó activamente en la creación de albergues, hospitales, y escuelas gratuitas.

A través de estas acciones, ella buscaba garantizar el bienestar de los más desfavorecidos en la sociedad.

La Diplomacia y la Paz: El Papel Crucial de Isabel en la Familia Real

Uno de los aspectos más característicos de la vida de Santa Isabel de Portugal fue su habilidad para mediar conflictos y promover la paz.

Esto quedó en evidencia en su mediación entre su esposo, el Rey Dionisio I de Portugal, y su hijo Alfonso, quienes mantenían un fuerte conflicto.

Su marido, Dionisio I, mostraba preferencia hacia sus hijos ilegítimos, lo que causó un gran malestar en su hijo Alfonso.

Santoral del 6 de julio ¿Qué Santos celebramos hoy?

Isabel, con su característica sabiduría y paciencia, logró establecer puentes de entendimiento entre ellos, evitando un enfrentamiento que podría haber tenido consecuencias desastrosas.

Dedicación y Sacrificio: Los Últimos Años de Isabel

Tras el fallecimiento de su esposo en 1325, Isabel decidió retirarse a un convento de clarisas que ella misma había fundado en Coímbra.

Allí se dedicó a una vida de oración, penitencia y caridad, mostrando una devoción inquebrantable hasta el final de sus días.

Resumen:

  • Nació el 4 de julio de 1270, hija del rey Pedro III de Aragón y nieta del rey Jaime el Conquistador. Fue llamada Isabel en honor a su tía abuela Santa Isabel de Hungría.
  • Desde niña, Isabel mostró una inclinación hacia la piedad y fue educada rigurosamente en la fe, aprendiendo la importancia de la oración y la mortificación.
  • A los 15 años, se casó con el rey Dionisio de Portugal, quien era conocido por su temperamento violento y su infidelidad, lo cual causó sufrimientos a Isabel, quien lo soportó con gran bondad y paciencia.
  • Se levantaba temprano para leer la Biblia y asistir a la misa. Además, pasaba tiempo ayudando a los necesitados, cosiendo y bordando ropa para los pobres, y visitando a los enfermos.
  • Fundó albergues, hospitales, escuelas gratuitas, y conventos, y era generosa en ayudar a los necesitados de diversas maneras.
  • A pesar de las acciones de su esposo, Isabel rezaba por él y trabajaba para su conversión, incluso cuidando y educando a los hijos que él tuvo fuera del matrimonio.
  • Isabel desempeñó un papel crucial en la mediación de conflictos, incluida la guerra civil provocada por su hijo Alfonso, quien tenía un carácter violento y rebelde. Usó su bondad y capacidad de sacrificio para lograr la paz.
  • Después de la muerte de su esposo, dedicó su vida a ayudar a los pobres, a los enfermos, y a la oración. Incluso en su vejez, emprendió un arduo viaje para mediar en un conflicto de guerra entre su hijo y su nieto.
  • Murió el 4 de julio de 1336 y fue canonizada como santa en 1626. Es considerada la abogada de los territorios y países donde hay conflictos y falta de paz.

La veneración a Santa Isabel de Portugal el 4 de julio no debe ser confundida con la celebración de otra del mismo nombre, Santa Isabel, que se celebra el 5 de noviembre, quien es reconocida como la madre de San Juan Bautista.

Santoral del 7 de julio ¿Qué Santo se celebra hoy?

Consulta todos los santos que se honran en el santoral del 4 de julio:

  1. Beata Catalina Jarrige: Una valerosa mujer que dedicó su vida a ayudar a los sacerdotes y perseguidos durante la Revolución Francesa.
  2. Beato José Kowalski: Sacerdote y mártir polaco, quien demostró una profunda devoción y valentía durante la Segunda Guerra Mundial.
  3. Beato Juan de Vespignano: Aunque no se tiene mucha información sobre él, es recordado como un devoto religioso.
  4. Beato Pedro Jorge Frassati: Un joven italiano conocido por su compromiso con los pobres y necesitados, y su amor por la montaña.
  5. San Andrés de Creta: Obispo y teólogo, destacado por sus homilías y escritos litúrgicos, que han influido en la Iglesia Ortodoxa.
  6. San Cesidio Giacomantonio: Sacerdote franciscano italiano y mártir, conocido por su fervor religioso y su compromiso con la comunidad.
  7. Santa Berta de Blangy: Noble francesa que se convirtió en abadesa, famosa por su caridad y la fundación de la abadía de Blangy en Francia.
  8. San Florencio de Cahors: Obispo de Cahors en Francia, venerado por su liderazgo y contribuciones a la Iglesia en el siglo VI.
  9. San Jocundiano mártir: Aunque no se tiene información detallada, es recordado como mártir y venerado por la Iglesia Católica.
  10. San Lauriano de Vatan: Venerado como mártir, aunque la información sobre su vida y obra es escasa.
  11. San Nanfanión mártir: Al igual que San Jocundiano, es recordado como mártir y venerado por la Iglesia Católica.
  12. San Udalrico de Augsburgo: Fue el obispo de Augsburgo, en Alemania, y es conocido por sus reformas y esfuerzos para mejorar la vida religiosa en su diócesis.
  13. San Valentín de Langres: Obispo de Langres en Francia, es conocido por su devoción y por haber sido un líder activo en la Iglesia durante el siglo VI.

Si quieres leer otros artículos parecidos a Santoral del 4 de julio ¿Qué Santo se celebra hoy? puedes ver más en la categoría Santoral de nuestra web.

Roberto Sola

Claretiano, cristiano de a pie, católico de a pie, de la calle, del montón, con la intención de presentar unas reflexiones que periódicamente iré cambiando por otras. Ojalá puedan servirte en tu mejora personal, en tu crecimiento, en la fe. A mí, la reflexión sobre estas ideas, me ha hecho mucho bien. Un consejo: No hagas una lectura seguida como si de una novela se tratara. Lee despacio, meditando cada párrafo, contemplándolo en tu vida, con espíritu crítico, discreparemos en muchas cosas, pero no importa, estas discrepancias nos enriquecerán interiormente.

También Te puede Interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir