Génesis 2

Lirbros de Genesis 2

El libro de Génesis, en su segundo capítulo, profundiza en la narración de la creación, ofreciendo detalles íntimos y significativos sobre la formación del hombre y la mujer, así como del jardín del Edén. Este pasaje no solo sirve como un relato de orígenes sino también como un fundamento para entender la relación intrínseca entre Dios, el hombre, y la naturaleza.

1.Concluyéronse, pues, los cielos y la tierra y todo su aparato,

2.y dio por concluida Dios en el séptimo día la labor que había hecho, y cesó en el día séptimo de toda la labor que hiciera.

3.Y bendijo Dios el día séptimo y lo santificó; porque en él cesó Dios de toda la obra creadora que Dios había hecho.

En este capítulo, se destaca la formación del hombre del polvo de la tierra, un acto divino que subraya la humildad y la dignidad intrínsecas de la vida humana.

La acción de insuflar vida en las narices del hombre es profundamente simbólica, indicando no solo el origen de la vida sino también la conexión especial entre la humanidad y lo divino.

Este gesto íntimo muestra que la vida es un regalo sagrado, y que el aliento de Dios es el principio vivificante que anima al ser humano.

4.Esos fueron los orígenes de los cielos y la tierra, cuando fueron creados. El día en que hizo Yahveh Dios la tierra y los cielos,

5.no había aún en la tierra arbusto alguno del campo, y ninguna hierba del campo había germinado todavía, pues Yahveh Dios no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre que labrara el suelo.

6.Pero un manantial brotaba de la tierra, y regaba toda la superficie del suelo.

7.Entonces Yahveh Dios formó al hombre con polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente.

8.Luego plantó Yahveh Dios un jardín en Edén, al oriente, donde colocó al hombre que había formado.

9.Yahveh Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles deleitosos a la vista y buenos para comer, y en medio del jardín, el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

10.De Edén salía un río que regaba el jardín, y desde allí se repartía en cuatro brazos.

11.El uno se llama Pisón: es el que rodea todo el país de Javilá, donde hay oro.

12.El oro de aquel país es fino. Allí se encuentra el bedelio y el ónice.

La creación del jardín del Edén, descrita como un lugar de belleza y abundancia donde el hombre fue colocado para cultivarlo y cuidarlo, revela la estrecha relación entre el hombre y la naturaleza.

Este jardín es presentado como un regalo de Dios a la humanidad, un espacio de comunión con lo divino y con la creación.

Versículo del Día

viernes, 12 de abril de 2024

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones (Corintios 1:3-4)

La tarea asignada al hombre de cuidar el jardín implica una responsabilidad y una vocación hacia la custodia del mundo natural, una enseñanza que resuena con urgencia en los tiempos actuales.

13.El segundo río se llama Guijón: es el que rodea el país de Kus.

14.El tercer río se llama Tigris: es el que corre al oriente de Asur. Y el cuarto río es el Eufrates.

15.Tomó, pues, Yahveh Dios al hombre y le dejó en al jardín de Edén, para que lo labrase y cuidase.

16.Y Dios impuso al hombre este mandamiento: «De cualquier árbol del jardín puedes comer,

17.mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que comieres de él, morirás sin remedio.»

18.Dijo luego Yahveh Dios: «No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada.»

19.Y Yahveh Dios formó del suelo todos los animales del campo y todas las aves del cielo y los llevó ante el hombre para ver cómo los llamaba, y para que cada ser viviente tuviese el nombre que el hombre le diera.

20.El hombre puso nombres a todos los ganados, a las aves del cielo y a todos los animales del campo, mas para el hombre no encontró una ayuda adecuada.

21.Entonces Yahveh Dios hizo caer un profundo sueño sobre el hombre, el cual se durmió. Y le quitó una de las costillas, rellenando el vacío con carne.

22.De la costilla que Yahveh Dios había tomado del hombre formó una mujer y la llevó ante el hombre.

23.Entonces éste exclamó: «Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Esta será llamada mujer, porque del varón ha sido tomada.»

24.Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne.

25.Estaban ambos desnudos, el hombre y su mujer, pero no se avergonzaban uno del otro.

La creación de la mujer a partir de la costilla del hombre subraya la unidad fundamental y la igualdad entre los géneros. Este acto no solo refleja la complementariedad y la interdependencia entre el hombre y la mujer sino también destaca la visión de que ambos son imagen de Dios.

Este relato fundacional enfatiza que las relaciones humanas están destinadas a ser relaciones de ayuda mutua, amor y respeto.

El capítulo concluye con la afirmación de la inocencia y la integridad original de la humanidad, simbolizada en la imagen de ambos, hombre y mujer, desnudos y sin sentir vergüenza. Este estado refleja una armonía perfecta, no solo entre ellos sino también con Dios y con toda la creación.

Sin embargo, este ideal de comunión plena introduce el escenario para el drama subsiguiente de la desobediencia humana y la pérdida de esa inocencia primordial.

En síntesis, Génesis 2 no solo narra la creación del hombre y la mujer y su establecimiento en el Edén sino que también establece principios fundamentales sobre la dignidad humana, la responsabilidad hacia la creación, y la naturaleza de las relaciones humanas.

Es una invitación a reflexionar sobre nuestro origen, propósito y destino, reconociendo el valor sagrado de la vida y la importancia de vivir en armonía con Dios, con los demás y con el mundo que nos rodea.

Otros versículos relacionados con Génesis, 2

Existen varios versículos en la Biblia que pueden relacionarse con el contenido y los temas de Génesis 2, en el cual se narra la creación del hombre y la mujer, el establecimiento del jardín del Edén, y la institución del día de reposo. Aquí algunos versículos que tienen conexiones temáticas o conceptuales con este capítulo:

  1. Salmos 8:3-5 - Este pasaje reflexiona sobre la creación y el lugar del ser humano en ella, similar a cómo Génesis 2 presenta al hombre y a la mujer creados por Dios y colocados en el jardín del Edén para cuidarlo. Habla de la dignidad y el honor otorgados a la humanidad por Dios.
  2. Mateo 19:4-6 - Jesús cita directamente Génesis 1:27 y 2:24 al responder a una pregunta sobre el matrimonio, reafirmando el diseño original de Dios para la unión matrimonial como una relación permanente y sagrada, establecida desde la creación.
  3. Marcos 10:6-9 - Similar al pasaje en Mateo, aquí Jesús también se refiere a los principios de la creación de hombres y mujeres y la institución del matrimonio como se narra en Génesis 2, destacando su importancia y la intención de Dios de que sea una unión indisoluble.
  4. Efesios 5:28-33 - Este pasaje usa la relación entre Cristo y la iglesia como una analogía del matrimonio, citando también Génesis 2:24 para subrayar la unión profunda que debe existir entre marido y mujer.
  5. 1 Timoteo 2:13-14 - Pablo menciona a Adán y Eva en el contexto de instrucciones sobre el culto y el liderazgo en la iglesia, haciendo referencia a la narración de su creación en Génesis 2 como base para sus argumentos.
  6. Génesis 1:27-28 - Aunque es el capítulo anterior, este pasaje es fundamentalmente relacionado con Génesis 2 ya que establece la creación del hombre y la mujer a imagen de Dios, complementando la descripción más detallada de su creación en Génesis 2.

Génesis 2 ha influido en múltiples aspectos de la enseñanza bíblica, desde la comprensión del matrimonio hasta el papel y la dignidad de la humanidad en la creación.

Subir