Frustración según la Biblia

¿Habla la Biblia sobre la frustración? ¿Qué dice sobre ella? ¿Cómo superarla? abordaremos todas estas cuestiones y más en este artículo, para que tengas toda la información sobre la frustración según la Biblia.

📋 Aquí podrás encontrar✍

¿Qué es frustración según la Biblia?

La primera referencia a la frustración en la Biblia la podemos encontrar en el libro de Isaías, concretamente en Isaías 41:10, y dice así:

"No temas, que yo estoy contigo; no desmayes, que yo soy tu Dios. Yo te fortaleceré y vendré en tu ayuda, y con la diestra victoriosa te sostendré."

La Biblia contempla la frustración humana como todos los aspectos humanos. Dios nos ha creado y habita dentro de nosotros mismos, sabe perfectamente cuales son nuestras debilidades y nuestras fortalezas, sabe lo que sufrimos en Su Nombre o a causa de darle la espalda a EL. Es por ello que en la Sagrada Escritura se recogen todos los aspectos del ser humano sin excepción, entre ellos la frustración, pero ¿la Biblia a parte de darnos el consuelo de Dios diciendo que no temamos y que nos asistirá, se aborda el tema más profundamente?

Sí, Dios nos da el antídoto para la frustración en la Biblia, que es tener Fe en EL y dejar el peso de la carga que llevamos y es por la cual nos hace sentirnos frustrados sobre sus hombros. Concretamente Jesús en el Evangelio de San Mateo, concretamente en Mateo 11:28-30 nos dice:

"Venid a mí todos los que estáis fatigados y cargados, que yo os aliviaré. Tomad sobre vosotros mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas, pues mi yugo es blando, y mi carga, ligera."

Jesús se pone como ejemplo para el único camino de vida. Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras almas.

frustracion-segun-la-biblia

¿La frustración que sientes es porque quieres hacer tu voluntad o la voluntad de Dios?

Analiza esta pregunta. ¿Qué es lo que te causa frustración? tal vez ¿no tener el dinero que quieres? ¿no tener la mujer que deseas?... Si lo comprendes, esto que te frustra se basa en lo que tú quieres y deseas, pero ¿Qué es lo que desea Dios para ti? ¿Lo has tenido en consideración? Como dijo Jesús en Mateo 11, aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón. Hay que ser mansos y humildes ante Dios y Su Voluntad. Querer imponer nuestra voluntad ignorante y pecaminosa a la Suya es pecado, es lo que originó el pecado original cuando se prohibió expresamente comer del fruto prohibido, no por el hecho de comerlo, sino porque era mandato de Dios, Su Voluntad.

Aún así quieres esas cosas que crees que son buenas para ti. ¿Y si no lo son? ¿Y si con tu frustración lo único que haces es alejarte de lo que Dios tiene preparado para ti lo cual es mejor para tu felicidad? La única clave es someterse, como buen padre, no le dará piedras a sus hijos cuando le piden pan. Ten Fe en Dios y esperanza.

"Pues yo conozco mis designios para con vosotros — oráculo de Yahvé — , designios de paz y no de desventura, de daros un porvenir y una esperanza. Me llamaréis y vendréis a suplicarme, y yo os escucharé; me buscaréis y me hallaréis. Me buscaréis y me hallaréis si me buscareis de todo corazón." Jeremías 29:11-13

¿Y la frustración con nosotros mismos según la Biblia?

La clave es la misma, la Fe en Dios. También hay un versículo sobre esto que me gusta especialmente que dice así:

"Confía en Yahvé de todo corazón y no te apoyes en tu prudencia. En todos tus caminos piensa en El, y El allanará todas tus sendas." Proverbios 3:5-6

La solución a nuestros problemas es poder ver a Dios. No obstante, aquí nos dice algo clave. En todos tus caminos piensa en El. En todos, sin excepción. En la alegría y en la adversidad debemos de orar, que es la forma de conectar con Dios. Si todavía no sabes orar adecuadamente te recomiendo el curso gratuito de oración católica. Una vez aprendida la oración, debemos intentar orar de forma continua, sin interrupción, aquí lo dice, en todos tus caminos piensa en El.

Busca a Dios en la oración y deja lo que te frustra en sus manos. El hará el resto porque es el Padre y te ama.

"Yahvé combatirá con nosotros; vosotros estaos tranquilos." Éxodo 14:14

Si te sientes perdido recuerda que Dios envió a Su Hijo a la tierra para que muriera y sufriera porque los hombres estaban perdidos, Jesús es la clave, el Buen Pastor que reconduce el rebaño. Lee los evangelios y busca a Jesús.

"Porque tanto amó Dios al mundo, que le dio su unigénito Hijo, para que todo el que crea en El no perezca, sino que tenga la vida eterna". Juan 3:16

"Esto os lo he dicho para que tengáis paz en mí; en el mundo habéis de tener tribulación; pero confiad, Yo he vencido al mundo." Juan 16:33

En el mundo habéis de tener tribulación

Lo dice Jesús muchas veces. Lo dicen los doctores de la Iglesia, Tomás de Kempis en Imitación de Cristo muchísimas veces. Hemos de tener tribulación. Es una palabra muy repetida entre doctos y Santos de la Iglesia. ¿Qué es la tribulación?

Según la RAE la tribulación tiene dos significados, el primero podría ser congoja, pena, tormento o aflicción moral. El segundo, persecución o adversidad que padece una persona (pero por ella misma). ¿No suena parecido a la frustración?

Veamos el significado de frustración, el cual es, sentimiento de insatisfacción o fracaso. Este sentimiento es igualmente de pena, tormento y es una aflicción moral.

La tribulación es necesaria para crecer, para ponernos a prueba. Jesús mismo fue al desierto a ser tentado por Satán, ya lo sabía. Su tribulación fue voluntaria. También en Getsemaní oró hasta que le salió sangre para intentar apartar el cáliz de la crucifixión de la Voluntad del Padre:

"Se apartó de ellos como un tiro de piedra, y, puesto de rodillas, oraba, diciendo: Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Se le apareció un ángel del cielo, que le confortaba. Lleno de angustia, oraba con más instancia; y sudó como gruesas gotas de sangre, que corrían hasta la tierra. Levantándose de la oración, vino a los discípulos, y, encontrándolos adormilados por la tristeza, les dijo: ¿Por qué dormís? Levantaos y orad para que no entréis en tentación". - Lucas 22:41-46

Jesús también sintió frustración al ver que le pedía al Padre que impidiera su crucifixión y en vez de ello envió a un ángel para consolarle. Jesús viendo el ángel que bajaba a consolarle, todavía sufrió más, porque entendió que le consolaba porque para la Voluntad de Dios no era posible apartar ese cáliz de Él. No obstante, entendió que la Voluntad del Padre era superior y que tenía que cumplir la misión que tenía para Él en la tierra, y siguió su curso pese a su frustración y pese al dolor, dejando su carga en Dios.

También puedes leer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio utiliza cookies de Google para prestar sus servicios y para analizar su tráfico. Tu dirección IP y user-agent se comparten con Google, junto con las métricas de rendimiento y de seguridad, para garantizar la calidad del servicio, generar estadísticas de uso y detectar y solucionar abusos.