cuento-de-la-familia-y-el-burro
Reflexiones Carlos  

Cuento de la familia y el burro

El cuento de la familia y el burro es una fantástica fábula que nos enseña que siempre vamos a ser criticados hagamos lo que hagamos. Por el Nombre de Jesús seremos perseguidos. La única solución es permanecer rectos y fieles a Jesús, los católicos tan criticados debemos permanecer en la Iglesia verdadera, que fue la fundada por Jesús, San Pedro y los apóstoles, a pesar de las críticas de quienes no conocen la Verdad. La solución no es crear una religión a la carta como las sectas protestantes para complacer a la opinión ignorante del pueblo. Sino permanecer fiel y recto.

cuento-de-la-familia-y-el-burro

El cuento de la familia y el burro

Érase una vez una familia de tres, un matrimonio y el hijo, de 12 años de edad; que tenían la inquietud de conocer mundo, peregrinando y trabajando de pueblo en pueblo, de vez en cuando visitaban algún monasterio, otras acudían a misa, eran sin duda, una buena familia.

Al pasar por el primer pueblo, la gente los miraba, como forasteros que eran, y decían: “Mira a ese chico mal educado, él arriba del burro, y sus pobres padres mayores, que trabajan y le alimentan, abajo del burro caminando”.

Entonces la mujer le dijo a su esposo: No permitamos que la gente hable mal del niño.

El esposo lo bajó, y subió él al burro, por ser el cabeza de familia pensaba que no lo criticarían. Pero, al llegar al segundo pueblo, la gente murmuraba: “Mira que sinvergüenza ese tipo; deja que la criatura y su pobre madre tiren del burro mientras él va muy cómodo encima…” 

Decidieron entonces, subir a la madre en el burro, y que los dos hombres, el padre y el hijo, tirasen de él.

Al pasar por el tercer pueblo, la gente cuchicheaba: “Pobre hombre, todo el día trabajando para mantener a su familia y debe llevar a la mujer sobre el burro; y pobre niño, también tirando del burro para su madre, qué acomodada, el futuro que le espera con esa madre…”

Se pusieron los tres de acuerdo, y subieron los tres al burro.

Al pasar por el cuarto pueblo, la gente decía: “¡Son unas bestias, más bestias que el burro que los lleva, van a partirle la columna!”

Por último, decidieron bajarse los tres del burro y caminar los tres tirando de él.

Al pasar por el siguiente pueblo, sus habitantes los miraban y riéndose decían: “Mirad a esos tres idiotas, tienen un burro para que los lleve, y sin embargo, ellos van andando, Dios bendice con posesiones a quienes no las merecen”.

fabula-de-la-familia-y-el-burro

El cuento de la familia y el burro nos enseña que no debemos intentar complacer a los hombres, sino a Dios, y si somos criticados por nuestra fe, es que vamos por le buen camino, porque cumpliremos lo que Jesús dijo: “A causa de mi nombre, seréis perseguidos”. No debemos intentar adaptar la fe a la modernidad, la fe es una y para siempre, la Palabra permanece a lo largo de los siglos aunque los tiempos cambien. Como dice el lema de los cartujos “Stat Crux dum volvitur urbis” La Cruz permanece mientras el mundo gira (cambia).

Leave A Comment

error: El contenido está protegido