524 - EL DESEO Y LA NECESIDAD

 

¿Qué es lo que en el fondo deseas?

Me pregunta un amigo, así, a bocajarro y en frio. Yo, sin pensarlo dos veces y abriendo los ojos como farolas, le contesto: puestos a liberar mis deseos, ¡DESEO TODO!

La contestación es acorde con la pregunta, pero noto que no es exactamente eso lo que él quiere preguntarme.

Me mira, le miro, y me suelta:

¿Qué es lo que en el fondo necesitas?

Esa era la pregunta que en realidad quería hacerme. Ahí, me quedé pensativo.

Necesitar, necesitar…, tres, cuatro, cinco cosas a lo más y… quizás me sobre alguna.

‘Deseo lo que necesito’, piensan muchos. Yo no estoy de acuerdo. El deseo es ‘ilimitado’, uno puede desear ‘el mundo entero’ pues depende en exclusiva de nuestra capacidad de imaginación. Sin embargo nuestras necesidades reales se reducen a cosas muy concretas y lo concreto y lo imaginario no están en el mismo plano.

Lo concreto nos lleva a nuestra realidad cotidiana. Lo imaginario a la indiferencia humana, consumista por esencia cuando no se está con los pies en el suelo, por simple desbordamiento mental.