507 - ¿EXISTE EL MAL?

 

Jesús mismo dice que somos malos: “Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden!” (Mat 7, 11). A Pedro le llamó Satanás: Pero Jesús se volvió y dijo a Pedro: – ¡Apártate de mí, Satanás, pues me pones en peligro de caer! ¡Tú no ves las cosas como las ve Dios, sino como las ven los hombres!” (Mt 16, 23). El Padre Nuestro que Jesús nos enseño, finaliza con una petición: “… líbranos del mal”

¿A qué mal se refiere?

En lo profundo de nuestro corazón se ha enraizado el mal sembrado por Satán. Está en nosotros y aflora a traición o cuando le dejamos; sus frutos pueden ser terribles:

El bien que pudiendo hacer no hemos hecho. Las montañas de zapatitos de niños en Auswitch. La injusticia no evitada por indiferencia. El daño desproporcionado y no evitado. La satisfacción intima e inconfesable por el mal ajeno. La envidia corrosiva por el bien ajeno. El desprecio al humilde. El engreimiento. El deseo incontrolado de la propia satisfacción. El acaparamiento injusto de bienes de primera necesidad cuando otros carecen de ellos. La avaricia ciega. El trato a la persona como objeto. El despotismo. El despilfarro. La dejadez culpable por desidia...

A pesar de eso, Dios que nos conoce como nadie, nos sigue queriendo.