501 - ESTÁ DELANTE DE NOSOTROS, PERO NO LE VEMOS

 

¡1.000 años ante nuestros ojos, ignorando que estaba allí, en el Cáliz de Doña Urraca! El Santo Grial, la copa que utilizó Jesús en la Última cena, custodiada en la Basílica del Santo Sepulcro hasta su desaparición en el siglo XI, está en vías de desvelar definitivamente su misterio.

Trasladada por musulmanes y cristianos con todo sigilo hasta el ‘fin del mundo’, para su mejor protección en el lejano Reino de León. La reina Urraca hábilmente la custodió, preservándola de miradas codiciosas, a la vista de todos dentro de un precioso cáliz. Una de las muchas joyas que se conservan en san Isidoro de León. *

¡1.000 años ante nuestros ojos, ignorando que estaba allí, en el Cáliz de Doña Urraca! Que hermosas reflexiones parten de esta frase. Lo más sublime está ante nosotros y no lo vemos. “Ojalá rasgaras el cielo y bajases” decía un antiguo profeta ante la aparente ausencia de Dios.

Y es que Dios no se quiere ocultar de nosotros como Urraca ha pretendido con la copa de Jesús y así como vemos un vulgar cuenco de estilo romano en piedra de ónix, pero no vemos su significado, de la misma manera, contemplamos el mundo sin ver el Espíritu que le anima y está en toda materia, en todo acto, en todo corazón que palpita.

Vemos actividades, estructuras, organizaciones, estrategias, trabajo…, pero no vemos el Espíritu que está en todo ello. Espíritu de amor y entrega de Dios que nos acompaña en nuestro deambular terrenal.

*

INFORME Santo Grial de Doña Urraca (3-4-2014)

Entrevista con la historiadora Margarita Torres

Programa emitido en 4º milenio sobre la investigación