447 - SER FELIZ O ESTAR SATISFECHO

 

 

 

La felicidad proviene del espíritu humano, de nuestra alma, la satisfacción es un estado mental y fisiológico. Muchas veces se confunden pero la diferencia es grande, yo diría que son conceptos muy dispares uno de otro.

 

Para muchos la felicidad está en tener dinero y bienes materiales, lo que es dar satisfacción al cuerpo; o tener éxito, que es dar satisfacción a nuestra mente racional; sentir seguridad, sentirse inteligente, hábil para los negocios, etc., esto es dar satisfacción a nuestra psiquis. En definitiva, satisfacciones humanas en las que ponemos nuestra felicidad.

 

¿Cómo explicamos entonces que un joven sin medios materiales sienta satisfacción y ‘felicidad’ dando patadas a una pelota de cartón?  Quizá no esté satisfecho con su vida, pero es feliz jugando con sus amigos entre el polvo y las piedras. Seguro que prefiere jugar con un balón reglamentario sobre un césped, pero es feliz como está.

 

‘La vida siempre merece la pena’, eso piensa el que carece de casi todo y a pesar de ello, es feliz, no le satisfacen las cosas perecederas de este mundo que hoy son pero mañana se van y nos dejan -perdón-  ‘con el culo al aire’.

 

La felicidad proviene de la verdad y solo el espíritu desprendido de toda cadena material es capaz de conocerla y hacerla vida en él. La satisfacción proviene de nuestros sentidos e intentamos convertirla en ‘nuestra verdad’ cuando lo hacemos el objetivo de nuestro vivir… pero, ‘no llena’ aunque creamos estar saciados.

 

Existe otra que ‘si llena’, sin saciar, porque no proviene de la satisfacción de nuestros sentidos, sus ansias y anhelos, por nobles que sean. Proviene del conocimiento de la verdad de esta vida, a veces cruel e injusta en los inicios purificadores de su camino hacia la eternidad.