446 - REFLEXIONES SOBRE PALABRAS DEL PAPA FRANCISCO

 

 

 

Si no se escucha al joven, se le aísla en un mundo economicista del dios dinero, sin ética, un mundo que se cree autosuficiente. La humanidad se concentra en lo económico y descuida y descarta lo demás porque no produce o conlleva una alta inversión. No es rentable.

 

Se descartan los extremos, las promesas de futuro (jóvenes) y los que tienen que transferirles experiencia (mayores). Así el mundo se hunde irremisiblemente.

 

Pero no les preocupa. Sin embargo, baja la bolsa tres puntos y eso es una gran catástrofe.

 

Se globaliza la indiferencia hacia los demás, se les ignora, se huye de la proximidad del que necesita nuestra ayuda... Simplemente, no entra en nuestros esquemas de bienestar físico y psíquico.