441 - JUSTICIA IRRACIONAL

 

 

 

Si un humano en este mundo ‘mete la pata’ se la cortan para que no vuelva a meterla. Es la más dura ley de la visceralidad. Sin embargo el espíritu humano, imagen del Espíritu divino, es compasivo y curaría esa pierna herida en la ‘metedura de pata’ hasta adquirir de nuevo la fortaleza que le ayude a no volver al mismo error.

 

Sin pierna, el humano quedaría más debilitado y volvería a caer con toda seguridad, porque, además, la barbarie humana no se queda ahí: le meten la pierna desmembrada en la cabeza para que no se olvide que no ha recibido perdón y pague de por vida el error.

 

El espíritu humano, sin embargo, olvida y perdona, pues en definitiva el perdón es olvido. Desaparece la culpa y uno se fortalece en su debilidad. Cuando la justicia humana no brota del espíritu se vuelve irracional y no deja surgir el amor, la perfección de lo que es justo.