440 - LA FUERZA DEL ESPÍRITU

 

 

 

Cuando la fuerza del espíritu no se muestra en mi lenguaje sensorial, no se hace destacar en él. Cuando el espíritu humano está apagado parece que nada actúa en nosotros, que estamos abandonados a nuestro destino. Guarda silencio para nuestros oídos, invisible a nuestro mirar terrenal no le descubrimos ni debajo de las hojas caídas, no le sentimos ni le palpamos. Está ausente y le respondemos con la indiferencia.

 

Pero todo es irreal. Actúa en el espíritu humano como espíritu que es, al menos eso siento intensamente, actúa en todo mí ser aunque los sentidos corporales no lo perciban. Mis obras, mis respuestas están animadas por él, no me he quedado solo con el instinto de un perrillo que busca alimento. Con él mi propio espíritu vuela por lugares inimaginables para la razón humana.