427 - REFLEXIONES SOBRE 'LA VERDAD'

 

 

 

 

Nunca he sabido el significado preciso de lo ‘políticamente correcto’; me lo imagino y me aterra pensar en ello. Debería ser ‘la verdad’ que, simplemente, expresa lo que dice y no otra cosa, la verdad sin ropajes, desnuda, tal cual es; pero… siendo inteligentes, la verdad dicha a tiempo, no a destiempo... Aunque, llegará una época en que la verdad se volverá transparente, atemporal.

 

Entre personas que se aman no existen secretos, la verdad es nítida; la mentira, el engaño, la ocultación, el disimulo…, están ausentes.

 

Es la ley del amor, una ley originariamente universal que tenemos que recuperar y extender. Todo saldrá a la luz y en ese momento solo existirá la ‘ley del amor’ en respuesta al Mandamiento Nuevo del Amor, sin distinción… ‘cualquiera que tenga necesidad de mí y yo pueda ayudar, aunque no me agrade, aunque no le conozca…’

 

Y efectivamente, todo está saliendo a la luz. Sabemos quien pasa necesidad aunque esté en el último rincón del mundo, quien miente, quien vive al servicio de los demás, quien vive para sí mismo… Los tiempos avanzan hacia la total transparencia, para bien de los enamorados, para escarnio de los perversos.

 

El círculo se cierra sobre si mimo cuando ‘tú me cuentas lo que quieras que me la suda y yo responderé lo que me dé la gana porque también te la sudará’… Y de un círculo cerrado no se puede salir. Sin embargo, con la verdad por delante, todos sabríamos mucho mejor dónde estamos y por donde nos conviene continuar. Seriamos más eficaces en todos los aspectos solidarios, seríamos más justos, más sabios..., más libres para bien o para mal, en función de la bondad o maldad de esos hechos que nos afectan a todos… ‘por esa razón debe haber bondad en ellos’.

 

La verdad nos juzga por sí sola, sin necesidad de acusación. No debemos tenerle miedo cuando en nuestra intención está el bien, está Dios.

 

 Los hechos pueden ser engañosos, pero la verdad no.

 

La tecnología ayuda en este hondo anhelo del corazón humano, oculto hasta ahora pero que vamos descubriendo unos en otros. Un signo de nuestros tiempos. Nos cansaremos de utilizar esta tecnología como instrumento de tortura (móvil, watsapp, twitter…) para usarla como ‘espejo de nuestra propia realidad’, nítido, limpio, puro, donde solo se reflejan miradas de amor.

 

Y llegará, está llegando, estamos viendo y asumiendo lo que somos y tenemos, lo estamos comunicando, compartiendo, donando…, porque seremos emisores y receptores de cuantiosos dones que fluyen del amor.

 

La nitidez habrá disipado las dudas.

 

La verdad habrá ocupado todos los rincones.

 

Quizás la verdad ya estaba inscrita en nuestra memoria para rebrotar con fuerza hasta llegar a poseer nuestro autentico 'yo' que es nuestro auténtico 'tu', porque la verdad ‘nos hará libres’ para encontrarte, para encontrarme.