422 - LA EXPERIENCIA FORTALECE, PERO TAMBIÉN DEBILITA

 

 

 

 

Nos facilita acertar con el camino correcto, tomar la decisión oportuna.

 

Por el contrario, nos vuelve más vulnerables ante la reincidencia en los errores, agota nuestra mente y nuestra paciencia ante las adversidades que se repiten…, por desidia, propia o colectiva, culpable o inculpable, evitable o inevitable; errores que de todas maneras nos incumben, nos afectan y nos deprimen cuando esas adversidades las vemos insalvables.

 

La experiencia nos permite ver y analizar con más claridad los hechos y circunstancias que nos acompañan, haciéndonos más conscientes de la realidad. Y cuando esta realidad es cruel y dramática, aumenta nuestro sufrimiento ante la imposibilidad de evitarla, atados ante ella, arrastrados por ella muchas veces a la irracionalidad.

 

Sentimos con más virulencia el azote de la manipulación que los codiciosos hacen de nuestras vidas, vapuleadas como veletas al viento… Pues…, la experiencia de la vida nos muestra como y donde actúa el mal en este nuestro mundo.

 

Donde y cuando el sentido de lo natural se pervierte, donde y quienes se comportan como camaleones sin entrañas, como se destruyen valores trabajosamente logrados por nuestros antepasados, con intenciones nada claras y bien disfrazadas…

 

Y nos sentimos débiles ante tanta ignorancia y sinrazón. Pero sopla el Espíritu, y nos recuerda que el mal tiene sus días contados, todo quedará renovado y la fealdad dejará su lugar a la única y eterna belleza.

 

 

Finalizará el sufrimiento

 

Pues habrá explosionado la Vida

 

Dejando atrás nuestro dolor

 

Necesario… pasajero