414 - EL CUIDADOR CUIDADO

 

 

 

¿Qué haría un buen cuidador sin nadie que le cuide? Sucumbir en los cuidados que prodiga con celo y mejoran a la persona cuidada a costa del deterioro del cuidador, a no ser que alguien cuide al cuidador…, si el cuidador se deja cuidar.

 

Entramos en un círculo que se pone a dar vueltas cuesta abajo sin fin, pues de la misma manera, puede el que cuida al cuigador sucunbir a su vez en sus cuidados si nadie le cuida a él. ¿Qué hacer? Por favor... Una respuesta, urgente, gracias.

 

 

Quizás la respuesta deba pasar por convencernos de que todos somos cuidadores y cuidados, pero cada cual lo hace según sus condiciones y facultades para lo uno y para lo otro y, fundamentalmente según su disposición y entrega personal en ambos casos.

 

Uno debe poner todo su buen corazón en cuidar a otro cuando lo requiere y también toda su humildad en recibir cuidados de otros cuando es necesario. En ambos casos se vuelca en la otra persona lo mejor de uno mismo: lo mejor del que cuida y lo mejor del que es cuidado. Es una ayuda mutua que proviene del amor que todo humano siente por los demás, inexplicable en si mismo pues fluye de la intimidad del Creador.

 

Todos nos necesitamos, nadie puede vivir aislado en una burbuja; solo nuestro orgullo y nuestras propias limitaciones impiden que el verdadero amor entre los humanos pueda llegar a ser una realidad palpable… Necesitamos aproximarnos a esta realidad…, para que un día llegue a ser en nosotros una realidad definitiva.