401 - Y MÁS Y MÁS

 

 

 

Todos queremos más, y más y más, y mucho, mucho más..., aunque estemos repletos de cosas, ideas, posibilidades, información, diversiones, placeres…, no cabe más. Terminaremos prescindiendo de nosotros mismos para... tener aun más.

 

Es obsesivo. ¿Para qué queremos toda la infinita información que nos dan Internet y los medios publicitarios -tan agresivos ellos- si en este momento solo necesito de una cosa y solo una?

 

Quizás no sea capaz de lograr eso que preciso, pero como tengo muchas otras cosas..., simplemente prescindo de ella, de la que necesito, y la sustituyo por otras que además presentan un aspecto ‘fenomenal’. No echaré en falta eso tan importante para mí, al fin y al cabo ¡que importa!, ¡todo es relativo! y se puede suplir con ‘sucedáneos’ que ¡dan el pego!, placebos que convierten la vida en... ‘otro sucedáneo’.

 

¿Sucedáneo de qué?... Y nos quedamos tan felices, convencidos de nuestra plena realización personal.

 

Lo triste es que hemos repetido este ‘pase torero’ muchas veces, demasiadas, nos hemos acostumbrado a él y... nuestra vida se está volviendo una sosez.

 

El amor que hemos podido tener lo hemos sustituido por ‘complacencias’, muchas y muy variadas, ‘fetiches’ de humo que... nos dejan totalmente vacíos. Pero volvemos a llenar ese vacio... sobran cosas, objetos y fantasías con qué llenarlo.

 

Y otra vez volvemos a empezar, es como una rueda de... locos que solo desean más y más..., que prescinden hasta del tiempo necesario para reflexionar sobre el sentido de esta alocada carrera hacia la ‘inanición por hartazgo’ y… la nada.