385- APARIENCIAS DE VERDAD

 

 

 

Apariencias, solo apariencias, la verdad no importa, se viste, se transforma, se deforma… ¡pobre verdad!…, lo único que permanece y que tarde o temprano, pero ‘siempre’, termina saliendo a la luz con todos sus detalles e infinitos colores.

 

La verdad es como la energía, no desaparece, se transforma, cambia de lugar, se oculta a las mentes ofuscadas aquí, allá…, y al final, nítida y esplendorosa aparece tal cual es.

 

… ¡En este momento no nos interesa! -¿cuándo interesa?-, hay que cerrarla bajo siete candados… ¡todo va bien! -una sonrisa de oreja a oreja- aunque la hallamos ‘pifiado’… Si decimos la verdad nos asesinan, los beneficios -siempre los beneficios- se van al… carajo.

 

Solo ellos creen lo que dicen, a fuerza de marear su cerebro con la irrealidad… ¡siempre con lo mismo! Pero nos arrastran, nos ciegan con su avaricia y hacemos un nuevo roto sobre la vía de agua, el barco se hunde... todos seguimos a lo nuestro en vez de ponernos manos a la obra…, más aun, nos enredamos en discusiones exigiendo responsabilidades…

 

¡Locura humana!... cuando solo es preciso mirar para ver con nitidez la obra maestra que tenemos delante, que siempre sorprende por muchas veces que la contemplemos y escuchemos. Lo vulgar sin embargo aburre. Lo falso, por muy ingenioso que sea cansa hasta el extremo…

 

Se creen genios cuando son de lo más rastrero, cabezas endiosadas que marean hasta al mismísimo Creador de la vida. Corrompen con la falsedad todo lo que tocan, quitándole su ser y sustituyéndolo por humo que se disipa… Y al disiparse aparece el engaño que pretendían.

 

La realidad es limpia y sincera, es comprensible para todos… Ellos han intentado desfigurarla, suplirla con apariencias de verdad…, no lo han conseguido.