375- ¿PARA QUÉ SIRVEN EL HAMBRE Y LA SED?

 

 

No hay agua ni alimento

Y lo que hay no me calma

El hambre me devora

La sed me abrasa

 

¡Por qué el hambre! Si nada me nutre

¡Por qué la sed! Si nada me calma

 

Solo conozco lo que no sacia

Creyendo saciarme en ello

Sin agua que calme la sed

Sin alimento que reponga mis fuerzas

 

¿Dónde encontrarlos?

 

Infrautilizo muchas capacidades

Por no usarlas

Y no me reclaman su estímulo

Con la intensidad del hambre y la sed

 

Hambre ¿De qué?

Sed ¿De qué?

¿Para qué sirven el hambre y la sed?

¿Por qué Dios los ha puesto en mí?

 

¿Dónde está el pan que me da vida?

¿Dónde está el agua que calma mi sed?

¿Para qué sirven el hambre y la sed?

¿Para qué la vida?

 

Tanta inmensidad me rodea

Y tan pequeño es mi mundo

Incapaz de volcar nada en mí

Que pueda calmar mi ansia

 

Tan cortas mis esperanzas

Tan mezquinos mis deseos

Pido… sin saber que pedir

Miro… sin saber que mirar

 

¿Para qué sirven el hambre y la sed si desconozco la inmensa oferta de Dios?

 

Porque me he quedado en el umbral…

En puertas…

Sin poder dar un paso

¡Esta es mi desgracia!

 

¡Mi desconocimiento!

¡Mi cobardía!

¡Mi corta visión!

¡Mi mente obtusa!

 

En mi desesperación…

Sigo teniendo hambre y sed

¿De qué?

… No me conformo con preguntar

 

¿De una tercera dimensión en mi vida?

¿De luz que despierte los colores en mí?

¿De pan que alimente y de vida?

¿De agua que calme mi sed… para siempre?

 

No resisto más…

Me lanzo hacia las fuentes eternas

Hacia el misterio

Hacia la inmensidad

 

Y… palpo, veo, oigo, escucho… esa inmensidad

 

“Yo soy el pan de vida; el que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mi no tendrá nunca sed” (Juan 6, 35)

 

Dios me ha donado la vida

Se me da Él mismo…

Supera cualquier expectativa

Viniendo de Dios, no puede ser menos

 

Me da ‘todo su Ser’

No se reserva nada

Sacia mi hambre… sin llegar a la saciedad

Calma mi sed… para siempre

 

Expande mi reducido mundo… hasta el infinito

Y me descubre la belleza, el bien, el arte más maravilloso

De una Creación única inmensa

Toda ella dentro de un pequeño corazón enamorado

 

¿No sabía que Él estaba detrás de mi mundo?

Solo el hambre y la sed me lo decían

Pero… me entretenía en pequeñeces

Ignorando… su presencia en mi