350 - AVIDEZ DE UNOS POCOS

 

 

La avidez de grandes beneficios económicos por parte de unos pocos, genera pobreza para muchos, porque los primeros no se conforman con unos beneficios normales, suficientes para vivir con dignidad, y desnudan al humano de a pie para no ver reducida su fortuna.

 

No producen, especulan con lo que producimos los demás, transformando en dinero nuestro sudor de cada día, especulando con ese dinero, que solo es... papel... valor ficticio..., y ni siquiera papel, solo números. Juegan en su pantalla con nuestros números que ni ven ni oyen ni entienden –pobres números-, valorando y relativizando nuestro esfuerzo según leyes ciegas que vapulean nuestras vidas a su antojo -las llaman mercados, las manipulan y teledirigen con engaños-. Están ajenos a toda realidad humana que, aunque insignificante, tan digna de ser vivida como la de ellos.

 

Es cierto que necesitan del consumo desmedido para tener rendimientos también desmedidos, y colocar su listón por encima del de los demás en alocada carrera hacia ningún sitio.

 

Se reirán de mí si les digo que nuestras necesidades reales son pocas, y quedan cubiertas con unos ingresos más bien moderados; si les digo que somos felices así, y que nuestra infelicidad aumenta en proporción al aumento de los ingresos destinados a conseguir más felicidad propia. ¿Parece un contrasentido?... Lo tenemos experimentado y se engañan ellos porque nosotros somos mas y, al menos, tan listos como ellos.