333- FACILITADOR

 

 

A mi amigo José Luis le ‘encanta’ utilizar la palabra ‘facilitador’, palabreja que significa lo que claramente dice, referida a aquellas personas, objetos o momentos que facilitan nuestra relación con Dios, acercándonos a su trato en la oración, en la comprensión del mundo por Él creado, en el conocimiento de su voluntad respecto a nosotros...

 

Estamos muy mediatizados por el ambiente que nos rodea y frecuentemente nuestra brújula enloquece, no sabe donde dirigirse. Se nos ponen las cosas difíciles y precisamos ayuda ¡¡urgente!! de un ‘facilitador’. Nuestro padre Dios está al loro y nos lo envía..., de muchas maneras, en muchos momentos, utilizando los medios más insospechados para ello.

 

Estamos preocupados, ofuscados, y nos cruzamos con un niño que nos mira... mirada limpia, inocente, confiada. Dios nos toca en nuestra ofuscación.

 

Un amigo me pide un favor y..., aunque yo ni crea ni comparta, por ser mi amigo le hago ese favor... ¡Sorpresa!, tengo que hacer su turno de presencia en una capilla delante del Santísimo expuesto... Menuda faena, menudo aburrimiento... Pero durante aquella hora, pensando si de verdad Dios está allí presente, o no, ocurren muchas cosas en mi interior.

 

Un magnífico paisaje me eleva a Dios Creador de tanta belleza...

 

Una hermosa melodía me hace ensimismar, me acerca al Dios escondido en mi interior...

 

Un ‘pensamiento’ escrito con ‘sentido común’ me ayuda a comprenderme mejor a mi mismo...

 

Momentos, circunstancias, personas, golpes del destino, un traspié, una alegría..., pueden producir en nosotros ese ‘requiebro’ que nos facilita dar un paso mas en la comprensión y acercamiento a Dios. Estos son los ‘facilitadores’ que tanto le gustan a José Luis.