322- EL DIOS QUE BUSCAS

 

 

Tu dios, el dios que buscas, debería traer la paz a tu alma para poder discernir sobre su bondad o malicia.

 

Si sigues tras una inspiración noble y rechazas una seducción perversa, tu dios siembra bondad en tu espíritu.

 

Si no te trae paz interior, su bondad queda en entredicho.

 

Si rechazas a tu dios por exigente y cambias a un dios más asequible, a tu medida, quizás tu mismo te erigirás en tu propio y único guía, llegarías a ponerte en su lugar.

 

 

Si tu dios desprecia a los infieles, prefiere súbditos esclavos a súbditos libres. Hace la guerra a los que no le siguen, es un dios frustrado que esclavizará a los que le siguen.

 

Si es un dios lejano, ignora nuestros problemas humanos.

 

Si te crea espíritu competitivo, tu dios necesita reafirmarse ante los demás, no es un dios poderoso.

 

Si tu dios exige tributo, es que está necesitado de riquezas, irá aumentando su exigencia. Su poder es el dinero, te convertirá en una mercancía.

 

Si tu dios se olvida de ti es que no es un padre, es un dios "de paso".

 

Si tu dios te absorbe hasta la destrucción de tu persona, es un farsante, un canalla, obra por su propio interés, no le importas.

 

Si su reino es de este mundo, es un dios mortal. Su reino desaparecerá con él. Es un dios corruptible, perecerás con el. Es un dios limitado, te ofrece dones con fecha de caducidad.

 

Si tu dios te hace ser violento, es un dios injusto, volverá la violencia sobe ti. Si además  es cruel, te volverás cruel como él, y llegarás a ser su victima.

 

Si tu dios promete que te abrirá todas las puertas, dejará cerrada la más importante.

 

Si tu dios te da poder y gloria, llegará otro más predilecto que tu y te lo arrebatará.

 

Si su visión es mundana, está miope, camina por lugares angostos en vez de pasear por las montañas.

 

Si tu dios rige tu destino, ojo, no elijas a cualquiera, asegúrate de que sea un buen maestro.

 

 

Si te envía pruebas difíciles es que confía en ti.

 

Si te ha hecho débil, torpe... todo defectos, quiere que su poder se muestre en ti.

 

Si te ha hecho inteligente, culto, virtuoso... es que mucho te va a exigir, no sin su ayuda.

 

Si te lleva suavemente hasta la completa felicidad, es auténtico.

 

Si tu dios pide amor, mendiga amor, necesita amor, dáselo y recibirás amor sin límites, derramará amor sobre ti y desearás devolverle amor, todo el amor que  tu corazón sea capaz de dar.

 

Si tu dios es buen padre, te educará en la austeridad y el desprendimiento de lo efímero.

 

 

Solo existe uno, el Ser por esencia, lo demás son sensaciones, percepciones de nuestros sentidos que elaboramos en la mente y las transformamos en "vitales" para nuestra existencia.