251- ESCULTOR

 

Los golpes de la vida no nos deforman,

nos conforman,

como el martillo en el yunque conforma el hierro para hacer una escultura.

 

El buen artista hace obras de arte,

el mal artista deforma y estropea lo que pudo haber sido una obra de arte.

 

Cuando el artista es Dios ¿qué puede salir de sus manos?

La maravilla de las maravillas.

 

Pero si intentamos esquivar los golpes,

no saldremos tan maravillosos,

mas bien, saldremos deformes,

pues... la obra la hace Dios en nosotros...

 

Cuenta con nosotros,

con nuestra voluntad,

con nuestra libertad,

con nuestro querer hacer bien las cosas siguiendo al Maestro,

dejándonos hacer…

 

Dios es el Alfarero, nosotros… el barro.