198 - HA MUERTO VIVO

El gran escritor Antonio Gala pide figurar sobre su tumba el epitafio "Ha muerto vivo". Morir en plena vida, con salud, mental y física, porque estar "medio muerto" no es vivir. Piensa que morirá de alzhéimer como su padre y algunos familiares, en ese caso su deseo es tener diez minutos de lucidez para quitarse de en medio...

 

No he leído ninguno de sus libros, pero sus artículos periodísticos si, siempre que puedo. También me agrada escucharle en sus entrevistas. Es inteligente y genial, le admiro aunque no comparta con él muchas cuestiones vitales.

 

Es crítico mordaz con los corruptos que mangonean en nuestra vida terrenal y, porque no espera otra vida, estruja esta hasta la última gota. No la disfruta como un caminante en serena paz, que pasa por una puerta -la muerte- y continúa.

 

En esa puerta, como crisálida que muda, dejamos nuestros viejos harapos, con pesar, pues nos han acompañado hasta aquí y… somos humanos, pero… están los pobres que da pena verlos. Así, revestidos en un magnifico traje, continuamos nuestro caminar por un hermoso lugar, nuestro destino, nuevo, sorprendente, con abundantes frutas y miel silvestre...

 

Querido Antonio, tu epitafio lo firmaríamos todos para lo que dejamos aquí, y yo te propongo otro que también firmaríamos todos: "el que estaba vivo ha revivido", es muy optimista y ojala se cumpla en cada uno. Depende de nosotros y del Dueño de la vida. Hasta entonces, Antonio.