185 - QUE MI 'YO' SE VAYA
 

Estoy flojo, tengo un mal día,

no..., mas bien estoy confuso...

presiento que va a ser un buen día,

pero...¡que importa!

 

Me importa que no me importe,

que mi yo domine mi existir,

¡no estoy vacío de mi mismo!.

 

Me agobio, se amontonan los asuntos,

pierdo la presencia de Dios en mi...

¡me ocupo... de mi!

 

Me preocupo de sucesos no sucedidos,

de placeres imaginarios,

engrandecidos cuando son vulgares,

¡estoy lleno de mi mismo!

 

Me cuido, me cuidan,

me descuido, me descuidan...

¡sigo lleno de mi mismo!

 

Me zambullo en el mundo,

el hartazgo me ahoga,

yo, yo... yo mismo.

 

El éxito me seduce,

mi pavoneo llena el aire,

no puedo respirar...

 

¿reaccionaré?

 

La pasión me duele,

mi amor sufre,

mi amor me hiere,

y por esas heridas escapan pestilentes mis apegos.

 

¡gracias amor!

¡no sufras!,

¡aumenta mi sufrir!

y viviré para Vivir en ti.

 

La desesperación no espera,

vacío me deja la espera,

pues no soy yo quien desespera,

es el amor quien espera.

 

En el tiempo dorado llega

para llenar mi vacío aun inexistente,

amor, no desesperes,

¡aumenta mi sufrir!

 

Si no estoy vacío de mí,

no estoy lleno de ti.

no soy pobre, ¡quien lo fuera!,

soy mísero... ¡que será de mi!...

 

Necesito salir de mí...

me urge el amor,

salir de mi yo,

ó, que se vaya pero sin mi.