...no quiero ‘ir por libre’, busco la Verdad en todas sus fuentes...

160 - NO SOY LIBREPENSADOR

No soy librepensador, no soy racionalista hasta ese extremo, desde el momento que no me considero capaz de interpretar correctamente el sentido de este mundo y de la vida. Por eso, buscando, buscando, mi espíritu fue despertando en mí, descubriendo nuevas realidades... hasta encontrar a Dios, me topé con la Verdad, así, de repente.

 

El mundo desde la fe se ve de otro color, muchas ‘locuras humanas’ dejan de serlo. El pensamiento ‘sin Dios’, basado en la naturaleza racional se agota, "...la ‘magia natural’ no tenía porvenir alguno; profundizar en ella no era sino oscurecerla hasta hacerla magia negra. No tenía futuro alguno porque en lo pasado sólo fue inocente por ser joven. Podríamos decir que fue inocente sólo porque era superficial. Los paganos eran más sabios que el paganismo; por esto se hicieron cristianos." (Chesterton).

 

Estábamos en la barbarie y Cristo vino…, no a enseñarnos ciencias ni técnicas que ayudaran al progreso humano, vino a hablarnos del Padre que Él bien conocía, a decirnos que la creación del mundo no es una demostración de su poder sino un maravilloso fruto de su amor y misericordia por nosotros, pues ya estábamos en su mente desde antes de todos los tiempos.

 

Pero al igual que muchas personas traicionaron a Jesús, porque no era el Mesías que esperaban -líder religioso, político y militar-, otros muchos ángeles no admitieron la bondad de Dios y su misericordia con nosotros los humanos, y crearon un abismo infranqueable entre el bien y el mal. Se ha querido dominar este mundo por la senda de la violencia sin pensar que ha sido creado para la paz, la bondad decepciona sin pensar que Dios es todo bondad, el hermano del hijo prodigo quedó decepcionado de su padre..., el perdón es una debilidad inadmisible en esta sociedad… y Dios siempre perdona.  

 

Mucho orgullo en tan insignificantes seres ante Dios define el devenir histórico. Por eso no quiero ‘ir por libre’, busco la Verdad en todas sus fuentes, y descubro la única que tiene sentido, la de un Dios Bueno que nos ha rescatado del fango ‘una y mil veces’, nos limpia y embellece por dentro y por fuera, nos perfuma y purifica de todas nuestras inmundicias respondiendo con ternura nuestros modos violentos… nos prepara y nos da la dignidad de hijos para un día llegar a habitar en su propia casa celestial.

 

Supera todo raciocinio, pero es mas cierto que lo que ven nuestros ojos y palpan nuestras manos, el mundo se mueve gracias a un misterio de amor, y es de soberbia ciega no dejarse traspasar por esta maravillosa realidad… no pedimos tanto, pero Dios da como quien es, un Ser infinito que derrama sus dones en cascada como un enamorado y, si tenemos miedo al Amor… ya podemos salir corriendo. Pero Él nos dará alcance y colmará nuestras ansias de felicidad… por eso no soy ‘librepensador’, mi mente se deja llevar, y con ella, todo mi ser.