Quizás en mi Web debería hablar de las excelencias del Gobierno -que, por supuesto, alguna tiene-, pero no, hablo de lo que brota de mi interior, de lo único importante para mí, no soy espejo 'correveidile' que refleja todo lo que le llega.

140 - ¿DEBO CALLARME?

Piensan algunos que las creencias deben guardarse en la intimidad de lo personal, sin salir de ahí. No hay que entrometerse en la conducta privada de los demás, dicen. Atentamos a la intimidad de cada uno, continúan..., y no sigo porque… son injustos, son inhumanos.

Soportamos a diario todo tipo de intromisiones en nuestra intimidad, que inciden en ella con intenciones perversas, crueles, difamantes..., solo por el vil dinero o por otros motivos inconfesables, sin que nadie levante la voz; y luego se rasgan las vestiduras cuando alguien habla de su fe, sus creencias, sus convicciones.

¿Es que tienen miedo a abrir los ojos y ver una realidad distinta a la suya? No tienen por que aceptarla, son libres, pero no pueden coartar la libertad de expresión a los demás, no pueden impedir que ante una excelente película mostremos nuestra admiración, que uno habiendo encontrado el amor, exprese su felicidad por los cuatro costados.

Si los apóstoles no hubieran transmitido "lo que han visto y oído" obedeciendo a las autoridades en vez de a Dios, posiblemente no habría llegado hasta nosotros la maravilla de un Dios hecho hombre, que se ha quedado aquí hasta el final de los tiempos, de una manera que solo Él puede hacer.

¿Debo callarme y no contar estas cosas? Quizás en mi Web debería hablar de las excelencias del Gobierno -que, por supuesto, alguna tiene-, pero no, hablo de lo que brota de mi interior, de lo único importante para mí, no soy espejo 'correveidile' que refleja todo lo que le llega.

Tampoco pretendo adoctrinar a nadie, los cristianos seguimos a Jesús, nuestro Pastor, y le imitamos. Somos felices estando a su lado, sintiéndole, respirando el mismo aire -auque Jesús no lo necesite-, en silencio, pues el espíritu habla en silencio, mucho mas locuaz que las palabras, de vez en cuando un suspiro y un "bueno, bueno..., Señor, que bien se esta aquí".

¿Vamos a dejar de querer como Dios nos quiere?, ellos no saben que para un cristiano solo es buen pastor el que da la vida por sus ovejas, y que esta vida nuestra no vale nada sin El. En todas nuestras actividades por insignificantes que sean, somos su boca, sus ojos, sus oídos y... damos la vida por nuestros semejantes... porque Jesús así lo hace.

Decidan ustedes, señores inteligentes, si los cristianos debemos ponernos la mordaza.