4- LOS SABIOS DE HOY

 

¿Cuando llegará la justicia a este mundo?: ¡Nunca!.

La justicia humana es imposible, siempre estaremos dominados por nuestra apreciación subjetiva hecha a conveniencia de cada uno, a nuestra medida, y hay tantas medidas como personas sobre la tierra.

Con esta vara de medir, muchos sabios son tenidos por necios y muchos charlatanes por sabios, pero llegará un tiempo en que se sabrá el verdadero valor de hombres tenidos por sabios, pero hábiles del error y del engaño, que durante muchas generaciones fueron considerados "maestros", mientras que otros, mas merecedores de ese título, eran relegados al olvido. Estos recibirán entonces el reconocimiento que el mundo les negó.

La escala de valores humanos está desdibujada. Al no haber un patrón fiable para medir, se relativiza la esencia intangible del vivir, sustituyéndola por objetos tangibles que todo lo pueden. La honradez poco puede frente a la riqueza, y sin embargo pocas personas se han enriquecido siendo honradas. Solo en el interior de uno mismo se puede encontrar la medida justa de las cosas, en nuestra conciencia.  

La conciencia se forma razonando de manera inteligente sobre el bien y el mal, sobre la bondad y la malicia de las cosas, sobre la verdad y el engaño... Se crea una conciencia recta si las disposiciones morales son rectas, como consecuencia de la virtud, en ese caso nuestra conciencia se podría considerar como "norma de conducta".

Seremos sabios si aplicamos esta norma de conducta que es nuestra "recta conciencia" en el momento de tomar decisiones transcendentales en nuestra vida: qué profesión elegir, con quien me casaré, una vocación, el enfoque de mi vida futura, etc. Con una conciencia bien formada, es más fácil discernir con acierto uno u otro camino. De otra manera, es fácil errar.